Antes del diluvio: tus ojos  

Posted by SOLOASIS SILEX in





En el tiempo ámbar navego. Sumerjo mis palabras, mis recuerdos. Le doy una capa de ámbar a nuestro primer día en la montaña: aún recuerdo el olor del pescado asado al calor de tu ternura, cociéndose al fuego de dos y cómo me ofrecías la carne blanca a mis dientes.
Como en una bola de cristal contemplo en el pasado tu imagen reflejada en el estanque. ¡Cómo te arreglabas! El rubor que encendías a tus mejillas. Veo tu collar veo tu collar de cuarzos guinda y fucsia en el cuello. Veo tu mirada primera, la de los ojos que supe tarde. Como una foto que te inmortaliza aparecen en mi mente tu brazalete dorado, los pendientes de oro azul, tus labios generosos en espera, tu mano doblada al mentón, vallejiana; y tus hombros descubiertos que más tarde mis dientes marcaron.

Horas después, el diluvio. Ahora el dinosaurio me mira y no sé aún que decirle.


6 marzo de 2014.  10:50 pm
Casa del Efrit.

Tiempo encapsulado  

Posted by SOLOASIS SILEX in




Tu voz viene de setiembre.
Encapsulado el tiempo
tu recuerdo
es un efrit
encerrado en una botella
¿me pedirá tres deseos
antes de encerrarse nuevamente?

Sé que mi boca
y mi voz
son las dos primeras peticiones

Setiembre
tiene atrapados
  tus canciones
  tus asombros

los peritos encuentran
dos aplausos en el espejo
y sinfonías intermitentes en el espacio

los boletos esperan
las llaves esperan
el botones espera

Ahora
solo espero atrapar tu primera sílaba
para viajar por el tunel del tiempo
y ser uno bajo el cielo
azul
de las plegarias mutuas.



6 de marzo 2014
Luc Vigo. 6:05 pm

Costra de barro que me mira desde el espejo.  

Posted by SOLOASIS SILEX in

-->



I

Hoy
el costado derecho
de mi máscara
-aquella confeccionada para este tiempo
para este diciembre-
amaneció con una costra mayor

entre el barro
y las letanías curtidas
aún los ojos festivos
aún la boca alegre y muda


aún el omoplato feliz
aún el pie danzante
el corazón encendido
lo que tiene tu nombre
             y tu marca
en suspenso
        mirando
auscultando tu cabellera dorada
desde su eje
y recuerda
los estertores del sexto día
en el calendario tres

II

Mi máscara
expuesta al mediodía:
un insecto se posa
mueve sus patas traseras
y sus aristas
luego emprende vuelo


III
Desde atrás
en el tiempo
otros ojos
se preparan
para asumir la mirada
después
después del barro
al caer
la cáscara
en esta tarde
que no es verano
y se lleva
mi oreja
derecha.

Luc Vigo
Sáb. 7/12/2013
4:00 horas de la tarde

SONRISA DE TARDE/ detenida  

Posted by SOLOASIS SILEX in

-->



Ellos eran hijos de la Risa. Él era el joven hacedor de sonrisas matutinas y ella la guardiana de las alegrías vespertinas. Cuando se encontraban al mediodía hacían delirar al Sol, tan fuerte, que sus carcajadas se convertían en chispas que quemaban los hombros y los brazos de los paseantes. Y hacían arder las hojas secas de los parques.
Él caminaba (por momentos parecía volar) festivo, colocando flores en los cabellos a las damas y púberes. Con él no eran los problemas, revotaban en sus brazos, en sus rodillas y en su estado anímico de siempre niño, de siempre travieso.
Ella era el movimiento. En alianza con Eolo obligaba a levantarse a las niñas para ir al colegio, ella era la que movía los segundos al reloj, era ella el motor de cada corazón que pedaleaba hacia delante. Era ella la que se movía con la sombra para buscar al crepúsculo. Ella la que invocaba al Sol para que asista el rito diario de convertirse en hoguera de la melancolía.
Una tarde ella se perdió. Sin rastro, el mar lavó sus huellas. Él en vano la buscó. La Luna se ocultó y volvió a nacer.
Cuando estaba por aparecerse preñada de luz, ella volvió, con un velo en el rostro. Y le dijo:
-          “Hoy no me hagas reír, mañana sí”
-          Pero, ¿por qué Niña de la Tarde?
Entonces ella le mostró su boca herida: los hilos ásperos se deshilachaban, y lo bueno era que de la piel reseca emergían unos nuevos labios.

Luc Vigo
Lunes 25 de octubre 2013
8.27 pm-9:14 pm
Ilustra el texto un óleo de Ivana T. (Argentina)

 

Posted by SOLOASIS SILEX


1

Bievenidos sea tus pies
a mi rada
/tus pies calcinados y con costras

bienvenido sea tu cansancio
sean aquí
convocados:
tu lomo encorvado
tus ojos de otoño
tu espalda llena de alfileres
tu útero moribundo
tu cabeza sin semáforos
tu costado herido
/ con los hilos de la costura deshilachados

que estas manos
sean
óleo
bálsamo calor
elixir
ambrosía para tus labios secos
miel de Luna renacida

Bienvenidos
los horarios
el pan
los conjuros para espantar la migraña
los salmos que retornan las lágrimas al ojo festivo

Bien venida
esta ola temprana

/en la arena quedan restos de una piel calcinada.




Luc Vigo
Sab 23/11/2013

Ilustra el poema: cuadro en acrílico "Pies secos, pies mojados"Humberto Castro (Cuba).

HA NACIDO...  

Posted by SOLOASIS SILEX in




Se detuvo el deambular del viento
estática quedó la postrera hoja amarilla
                                   del último árbol

agonizaron las aves en bandada
las ranas croaron un adiós vespertino

entre cuatro paredes estertor de hechicera
se les cayeron las alas a los insectos
            y los ojos
            y los aguijones
            y la costumbre de caminar en fila india
el mar se deshizo de las olas
el cielo despobló sus criaturas y sueños
la rueda interior de Gea caducó
congelada en el tiempo tu sonrisa
                        y tus ojos después del café
Dos latidos equipararon sus soledades
-algo se dijeron bajo la Luna de Pizarro-

entonces

del estanque seco y mudo
nació la
            Flor del Silencio.


Luc Vigo
03 noviembre 2013
4.27 pm